Ayer, la Casa de Jujuy en Buenos Aires,  abrió sus puertas a la sexta edición de  “La Noche de las Casas de Provincia en Buenos Aires”,  en una jornada de emociones encontradas.

Fue una invitación a recorrer Jujuy desde sus costumbres, su canto  y trabajo. Pero, sobre todo, fue un claro encuentro con su gente y una oportunidad para hermanarse en los sentimientos.

Como estaba previsto, el programa se desarrolló con las restricciones y particularidades que obedecían  a los hechos de público conocimiento.  De este modo, los visitantes que se sumaron al recorrido provinciano,  disfrutaron de la música de Tunay y Tomás Lipán.

Asimismo, se presentó  la serie plástica “Añoranza”, de Alejandro Nahuel Condorí, junto a las fotografías de  Fito García. El trabajo artesano del alfarero Daniel Ramos, los tejidos en telar de Facunda Soto Bustamante -de la zona de Tumbaya- y los bordados de Luciana Soledad Zambrano,  mostraron identidad y creatividad jujeña.

La joven princesa de la Fiesta Nacional de los Estudiantes, Azúl Bergues, acompañó la jornada y le ofreció frescura a un día caluroso, compartido por un centenar de asistentes y la presencia del gobernador de la provincia de Jujuy, Gerardo Morales.

En este marco de color, tampoco faltó el sabor: se sirvieron empanadas, Saratoga  y el típico cayote con nuez.

Cuando promediaba la tarde, la Casa de Jujuy en Buenos Aires, compartió con los presentes, la triste noticia del cese de las operaciones de rescate de los submarinistas del ARA San Juan. Por ello, se dedicó un minuto de silencio, al cual se unieron respetuosamente todos los asistentes.

La institución anunció, “Entre los tripulantes, se encontraban hermanos jujeños,  de quienes hemos conocido a sus familias, amigos y camaradas, con quienes hemos compartido sus historias y nuestras lágrimas… ya que desde el momento en que conocimos el hecho, hemos acompañado y brindado nuestro apoyo oficial”.

Dada la situación, la Casa interrumpió el desarrollo de las actuaciones artísticas para acompañar esa instancia.